marzo 28, 2019

Si eres de esas personas que piensa “a mí no me va a pasar”, considera que hay 50% de probabilidades de que sí te pase, ¿y qué harás? Sin un seguro de gastos médicos mayores, ¿estarás preparado para librarla sin poner en riesgo tu patrimonio?


1. Protege lo que tienes ¡Invierte!

El Seguro de Gastos Médicos Mayores (SGMM) no es exclusivo para personas mayores o para aquellas que tienen algún padecimiento. Todxs podríamos enfermar o sufrir un accidente.

Un SGMM es la mejor inversión con la que puedes contar ante un siniestro que pone en riesgo tu salud, la de tu familia y tus finanzas.

2. Ajusta tu SGMM a tus necesidades

Es un mito que solo las personas con altos ingresos pueden pagar un SGMM, pues hay una gran variedad que se ajusta al tamaño de las diferentes necesidades y bolsillos. Puedes informarte sobre los SGMM flexibles en donde el truco es la forma de pago a diferentes plazos, mientras el deducible parte según el lugar donde te atiendas.

3. Dale de comer al “cochinito”

La clave de todo es ahorrar con frecuencia, ten presente que el seguro cubre los gastos a partir del deducible, así que tener un fondo con esa cantidad te protegerá ante cualquier emergencia, así tendrás la situación bajo control.

4. Pero ya tengo un SGMM en mi trabajo

Aunque te parezca que tu trabajo paga por tu seguro una prima muy alta, esta cantidad muchas veces puede quedar corta ante un diagnóstico de cáncer o un accidente que provoque alguna discapacidad, por eso no dudes en extender el límite de tu SGMM.

5. Recuerda la regla del 10

No olvides la regla de oro para un equilibrio financiero: el 10% de tu sueldo destínalo al ahorro, y otro 10% al pago de seguros incluyendo el SGMM. Ni más ni menos.


Toma estos consejos en consideración la próxima vez que pienses que eres indestructible y no necesitas de un SGMM, porque a largo plazo será una preocupación menos para ti y para tu familia.

Comentarios

comentarios